Menú Principal
3 de Mayo de 2022

Día Mundial del Asma: Provincia de Arauco registra más de 4 mil usuarios en control

Durante el año pasado, la red asistencial del Servicio de Salud Arauco contó con 4.334 personas usuarias en control por asma bronquial. De ellos, el 63 por ciento fueron cuadros leves, el 32 por ciento moderados, y un 5 por ciento se trató de usuarios que presentaron una condición severa de la enfermedad.

En tanto, en lo que va de 2022 la cantidad de usuarios en control ha aumentado en ocho personas. Esto implica un incremento leve, que puede encontrar explicación en las medidas sanitarias y de autocuidado implementadas en pandemia, ya que estas han permitido reducir las causas que generan la enfermedad.

Así lo explicó el encargado de la Unidad Salud Respiratoria del Servicio de Salud Arauco, Fernando Arriagada, quien detalló que “debido a la emergencia sanitaria, muchos establecimientos reconvirtieron sus salas, así como las funciones de profesionales, para estrategias en el marco de la pandemia, lo que generó una notable disminución de ingresos, controles y atenciones generales. Actualmente hay una reactivación de las salas, en donde se está retomando paulatinamente lo que antes considerábamos normalidad. Es decir, entregar prestaciones de salud y realizar prevención y promoción”.

Sala IRA del hospital de Lebu. El recinto cuenta con 435 pacientes en control por asma bronquial.

PROGRAMAS DE ATENCIÓN

El asma bronquial es una enfermedad crónica, que provoca que las vías respiratorias de los pulmones se hinchen y estrechen. Esto dificulta la respiración, generando falta de aliento, opresión en el pecho y tos.

Entre sus causas, figura la exposición a elementos del ambiente como humedad o moho, además de algunos alérgenos como los ácaros del polvo y el humo de tabaco de segunda mano. La contaminación del aire y la infección viral de los pulmones también pueden causar esta enfermedad.

Para dar atención a estos usuarios se ha implementado un sistema de pesquisa y seguimiento a través de orientaciones clínicas creadas por el Ministerio de Salud. “Hay características que guían la sospecha clínica, junto con la historia y antecedentes del usuario. En general, cuando las personas tienen síntomas episódicos de obstrucción del flujo aéreo y usan inhalador, estos ceden o desaparecen. En el caso de infantes, se sospecha de asma cuando tienen sibilancias -es decir que les suena el pecho como silbido-, sensacion de ahogo o falta de aire, tos irritativa de predominio nocturno o matinal, sensación de opresión torácica o dolor en el pecho”, explicó Arriagada.

En el caso de las personas adultas, la sospecha de posibles casos muchas veces está asociada a historial de asma en la infancia, presencia de sibilancias recuerrentes, sensación de pecho apretado, además de ahogo o tos al reír, hacer ejercicio o sentir frío. “Cuando el paciente ya es diagnosticado con asma, se le ingresa al programa correspondiente. En esa primera instancia es controlado periódicamente por profesionales de medicina, kinesiología y enfermería. En caso de gravedad de los síntomas, el profesional de la sala prepara un plan de tratamiento, que organiza la asistencia regular del usuario para comenzar a recibir atenciones”, contó el kinesiólogo.

En ese escenario, el Servicio de Salud Arauco implementa un modelo de atención que considera distintos programas, desarrollando además estrategias educativas de promoción de la salud y prevención de las enfermedades respiratorias. Entre ellos, los programas de salud IRA (Infección Respiratoria Aguda) y ERA (Enfermedad Respiratoria del Adulto) tienen como función entregar atención de salud oportuna a la población con enfermedades respiratorias agudas y crónicas.

En paralelo está el Programa Ventilados, cuyo objetivo es reintegrar a su domicilio a pacientes que requieren apoyo ventilatorio crónico para manejar su patología de base, liberando así camas hospitalarias y mejorando la calidad de vida de estas personas.

Asimismo, el Programa de Oxigenoterapia Ambulatoria tiene por función el aumento de la sobrevida de pacientes con insuficiencia respiratoria crónica o que requieran la administración de oxígeno de forma transitoria o permanente. Se facilita así su reinserción familiar, escolar y laboral, mejorando además su calidad de vida.

En ese contexto, las personas que necesitan atención de urgencia debido a estos cuadros respiratorios son atendidas en primera instancia en las salas IRA y ERA, donde se atienden patologías agudas y crónicas como fibrosis pulmonar, neumonía, secuelas de covid, tuberculosis, síndrome bronquial obstructivo y laringitis, entre otras.

La derivación posterior a los distintos programas se hace considerando que hay enfermedades respiratorias estréchamente vinculadas a grupos etarios. Por ejemplo, el síndrome bronquial obstructivo en infantes se atiende en sala IRA, mientras que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica en adultos es atendida en la sala ERA.

Durante 2021 los recursos para dar atención a usuarios con estos cuadros alcanzaron los 100 millones de pesos para el Programa ERA, y otros 80 millones para sala IRA. Para este año el presupuesto considera un aumento que contempla 111 y 87 millones, para cada programa respectivamente.